Spanish English French German

Son infecciones víricas que sólo afectan a las capas más superficiales de la piel. Se caracterizan por pequeñas lesiones de color rosado o blanquecino con una pequeña depresión en el centro y un brillo característico. Tienen tendencia a extenderse rápidamente, de ahí el nombre de contagioso.

Es muy frecuente en niños donde suele asociarse a dermatitis atópica, picor y sobreinfección. En adultos en la zona genital se considera una enfermedad de transmisión sexual.

Pueden tratarse de diversas maneras mediante la aplicación de nitrógeno líquido, productos cáusticos, electrocoagulación, cremas con ácido retinoico o productos tópicos antivíricos. Dada la facilidad de contagio es frecuente que tras el tratamiento de las lesiones aparezcan nuevas siendo necesario repetir el tratamiento durante periodos prolongados de tiempo.

En general en casos muy extensos no se aconseja ser muy agresivos con el tratamiento porque, en la mayor parte de los casos, en unos 2 años el proceso se resolverá espontáneamente.